Diarios de Bitcoineta II


08-07-2018
Previous Next

Bitcoins… Donde queda eso? Es seguro? Y porque vale algo? Ah! Es como home banking, no? Y que puedo hacer con eso? La Block-qué?

Sigue de viaje este vehículo extraño que parece ser muchas cosas pero termina siendo muchas otras. La simple y eficiente ciudad de Junín, Pergamino y sus sueños grandes, los mineros jóvenes de Rosario, los embajadores bitcoiners de Paraná. La diversidad que este ecosistema que llamamos “blockchain & bitcoin” genera en los individuos que la componen es extraordinaria. Por sobre todas las cosas resalta una curiosidad y entusiasmo particulares, que unen a esta red de pioneros que bienvienen a un nuevo mundo inminente.

La bitcoineta reúne personajes únicos. En Junín, por ejemplo, viven los desarrolladores natos. Programadores buscando aprender para salir al mercado laboral. Un supermercado que busca integrar esta forma de pago a sus servicios. El polo tecnológico que recibe la información de la bitcoineta para aclarar sus proyectos y discernir la información que reciben. Que sirve y que no sirve. De algún modo, la Bitcoineta ocupa un lugar de filtro. Agarra las ideas formadas y las deconstruye, generando entendimiento y claridad. Aunque Pergamino es la ciudad romántica. Y mas que claridad busca pertenencia. Ahí Agustin nos cuenta de su pareja y su fascinación mutua por generar software que revolucione. Pasando por ahí los diarios locales lo ayudaron a sacar la voz afuera y difundir a posibles pares.

Luego Rosario es un mundo aparte. Proyectos famosos del bitcoin son nativos de Rosario. Y no paran. Jóvenes emprendedores se comunican dia y noche haciendo correr la voz de nuevas cryptos, exchanges y placas de video. Discuten el futuro de sus inversiones y coordinan para ayudarse siempre que sea posible. Incluso comimos una pizza y la pagamos en BTC! Podemos concluir que este núcleo importante de la argentina no esta lejos de encabezar el rumbo de la tecnología blockchain nacional. De hecho debemos recordar que siempre estuvieron cerca.

Ahora, todo muy bien con los conocedores, pero y el otro 99% de la población?

Las preguntas que nos hacen a veces pueden ser muy divertidas. Pero la realidad es que hasta la persona menos interesada parece acercarse buscando conexión. Nada le gana a compartir unos mates y charlar de bitcoin. Las ideologías tan personales que tiene cada uno se expresan eufóricamente logrando compartir un café con un socialista convencido y un inversionista emprendedor sin perder ese nexo en común: La creencia de que en algún futuro próximo, podamos convivir con transparencia.

Aunque cada ciudad es un bloque aparte y esta concatenación de eventos puede llegar a sentirse por momentos fragmentada, el viaje de la Bitcoineta continua encadenando momentos inigualables que quedan grabados en la memoria descentralizada de todos los bitcoiners que pudieron acercarse a compartir un rato con nosotros. Este camino sigue y le falta mucho para concluir. Sigamos de cerca este proyecto. Vale la pena.

por Nanu Nanu

Volver al blog